sábado, 12 de febrero de 2011

Tiempo de Carnaval: Cómo hacernos un sari barato y rápido

Se acercan las fiestas de carnaval, tus amigos te han dicho de hacer una fiesta de disfraces y no sabes qué ponerte. Aquí traigo una opción para emergencias, la cual espero que os guste. Os iré explicando paso a paso cómo hacer este disfraz e iré colocando imágenes para que vayáis viendo el proceso, pero si aún así tenéis alguna duda, ya sabéis que me podéis preguntar todo lo que queráis en los comentarios.

Os recomiendo que para haceros una idea, si no tenéis muy claro cómo es un sari o cómo se coloca, leáis mi artículo anterior sobre saris.

Empezamos: La tela

Lo primero que tenemos que hacer es ir a comprar la tela. Os recomiendo que primero os paséis por algún mercadillo porque igual podéis encontrar allí una tela bonita a buen precio. Si no es así, no pasa nada porque usaremos tela de carnaval que es de las más económicas a la hora de comprar. ¿Cuánta tela comprar? En mi caso, yo compré 4 metros y medio de tela. Sabemos que los saris llevan muchos metros pero buscamos algo cómodo (así que cuantos menos metros mejor), algo económico, pero que no quede raquítico. También depende un poco de la altura de la persona, pero yo creo que entre 4 y 5 metros es una buena medida para todos.

Es hora de cortar

Las telas de carnaval suelen ser de doble ancho por lo que nos quedaría muy largo y toda la tela sobrante se nos enrollaría en las piernas y correríamos el riesgo de caernos al suelo. Lo que debemos hacer es medirnos desde un poco más arriba de la cadera hasta los pies y a esa medida le añadimos 5 centímetros. Es decir, si al medirnos, vemos que en la cinta marca 92 cm., pues a la hora de cortar, la medida que usemos será 97 cm. (recordad que la medida depende de la altura de cada una). Con ayuda de una regla y de una tiza de sastre marcamos en la tela una línea recta y cortamos todo lo que nos sobra del ancho de la tela. No puedo mostraros fotos de este proceso porque mi sari ya estaba hecho antes de escribir este artículo pero con la siguiente ilustración espero que lo entendáis bien.


El turno de la aguja

Una vez que ya lo tenemos recortada la tela y hayamos guardado lo que nos sobre para otra ocasión futura, es el momento de rematar todos los bordes de la tela, por eso anteriormente habíamos dejado un margen de 5 centímetros, para ahora poder meter por cada lado 2’5 cm. y así andar holgadas de tela. Primero lo hilvanamos a mano y posteriormente, con un hilo del color más parecido posible a la tela lo cosemos a máquina. Este sería el resultado.


Ya tenemos el sari hecho pero así queda un poco soso, por lo que vamos a decorarle un poco. Lo que necesitamos es una cenefa bonita para colocarla por los bordes. También podéis pasar por el mercadillo para buscar el precio más económico, pero si no, también se venden en mercerías y tiendas de pasamanería. Una vez que ya la tengamos, solo nos queda coserla a nuestra tela. Otra pregunta fundamental que nos hacemos es, ¿cuántos metros de cenefa comprar? En mi sari, que es de 4 metros y medio de largo, he utilizado 7 metros. Claro que eso no es suficiente para cubrir con cenefa todo el sari, pero como uno de los extremos no se ve porque es donde lo enganchamos y luego nos envolvemos con el resto de la tela y tapamos esa parte, creo que es innecesario gastarnos el dinero en más cenefa si luego no se va a ver.

Para que nos quede la cenefa equitativamente bien repartida, empezamos por el extremo exterior, el que colocamos sobre el brazo, y con la ayuda de un alfiler enganchamos justo el punto que sea la mitad de la cenefa en la mitad de ese extremo. En la siguiente imagen podéis verlo quizás más claro:

Una vez hecho eso, ya solo tenemos que ir repartiendo los dos extremos de la cenefa a ambos lados del sari. Una vez que tengamos ya marcado por dónde tiene que ir la cenefa, la cosemos a la tela y ya podemos considerar nuestro sari terminado.



Accesorizando el disfraz

Ahora solo nos falta añadir los complementos. Si tenemos unos bindis por casa, nos los colocamos en la frente, y si no, otra idea sería imitar el sindoor con sombra de ojos roja. También podéis añadir otros complementos, como brazaletes plateados que resalten el color vivo de la tela. Esta es una opción.



¡Bueno, ya tenemos nuestro disfraz hecho! ¡Espero que alguna se anime a hacerlo para este carnaval y que si es así que me cuente cual fue su experiencia!

¡Gracias por leerme!

7 comentarios:

  1. He encontrado tu blog de pura casualidad, quería decirte que es exelente!

    ResponderEliminar
  2. Estupenda explicación! Me viene de maravilla, muchísimas gracias por compartirlo

    ResponderEliminar
  3. muchas gracias lo necesitaba y me salvaste la vida :D

    ResponderEliminar
  4. muchas gracias lo necesitaba y me salvaste la vida :D

    ResponderEliminar
  5. Que pena que no muestres el resultado

    ResponderEliminar